13 feb 2009

Inagua: VCD Educación Ambiental

Aula de la Naturaleza
Historial de actividades / Anterior al 2010
 

La Reserva Natural Integral de Inagua, de casi 4.000 ha, es el espacio natural con mayor nivel de protección de la isla de Gran Canaria, es asimismo “Lugar de Interés Comunitario” y “Zona de Especial Protección para Aves”. Está enclavada en el sector central-oeste sobre materiales fonolíticos y traquíticos, alberga un pinar canario típico con un sotobosque variado en el que aparecen con frecuencia numerosos endemismos vegetales exclusivos tanto de la isla como del archipiélago, así como de fauna vertebrada e invertebrada. Posee varios fundamentos que justifican su protección especialmente por tratarse de un ejemplo de ecosistema de pinar con especies de flora (el tajinaste negro: Echium onosmifolium, el pastel de risco: Aeonium simsii, el cardoncillo: Ceropegia fusca, el matorisco: Prenanthes pendula, etc.) y fauna (el pinzón azul: Fringilla teydea polatzeki y el pico picapinos: Dendrocopos major thanneri) endémicas de Gran Canaria, muchas de ellas muy protegidas por amenaza de extinción. El pasado 2007 el pinar sufrió un voraz incendio que afectó a la práctica totalidad del área protegida. Este hecho traumático puso de relieve varias cuestiones sustanciales: que el ecosistema del pinar ha convivido con el fuego y que por lo tanto ecológicamente se recuperará en breve tiempo; y que la participación voluntaria de colectivos como el universitario está activa y dispuesta a colaborar en las tareas de restauración del ecosistema. En el aula se llevaron a cabo actividades encaminadas a conocer las características florísticas y estructurales del ecosistema del pinar a través de varias caminatas a los sitios emblemáticos de la zona, lúdico interpretativas de georreferenciación localizando zonas a través de mapas y señales, videos de la dinámica y efectos del incendio, de la participación activa de la comunidad universitaria en la restauración del entorno y del ecosistema, plantaciones de especies autóctonas, charlas y debates relacionados con los procesos ecológicos derivados del incendio; y convivencia general. El objetivo de promover el conocimiento de las zonas protegidas de la isla y de los valores y fundamentos de protección fue claramente satisfecho.